jueves, 29 de octubre de 2009

octubre 29, 2009 - caminando

He estado muy distraído. Cuando estoy en el trabajo pienso en llegar a casa y cuando llego a casa, pienso como resolver los problemas de trabajo. Lo curioso es que esto no es nuevo. Creo que todo empezó en octubre del 2006. Ocurrió un evento insignificante que tuvo el poder de cambiar mi vida.
Lo sé, se lee contradictorio, sin embargo así fue. Digamos por ejemplo que un lápiz cayó al piso y en ese momento me percaté de la gravedad. Ok, es un mal ejemplo pero en serio fue algo que cambió mi vida y desde ese momento, he pasado mi tiempo soñando, planeando y pocas veces, ejecutando.

Cuando llegué a Monterrey, tenía un plan o digamos, un sueño. Quería ahorrar unos cuantos pesos para poder dedicarme a recorrer el país y escribir durante mi viaje. Ya estaba planeando tiempos y presupuestos. Quería conocer personas que me ayudaran a conseguir hospedaje en el lugar al que llegará.

Como sabrán, ese plan jamás fue ejecutado.

Recuerdo que cuando vivía en Mexicali, le dije a mi hermano menor que no quería regresar al Distrito Federal. Mirenme, estoy escribiendo desde la ciudad de los palacios.

No entiendo que me ha motivado a escuchar a los demás y lo digo en mal sentido. Me dicen: renuncia, no renuncies, mudate, no te mudes, cortate el cabello, vistete diferente, olvidame.

He intentado complacer a muchas personas al mismo tiempo lo cual es imposible, me olvidé de guiar mi vida.

No intento ser dramático, solo intento expresar algo que está atorado en mi cabeza y que incluso no me deja escribir a gusto. Con cada nueva entrada siento que solo rodeo esa idea que me molesta, no la ataco, no la dejo salir, le doy vueltas.

Tengo ganas de ser egoísta, dormir 11 horas y cantar "Mareo", mientras pienso cual será la próxima ciudad en la que viviré.

2 comentarios:

Tannia Karamelo dijo...

Es medio complicado comentar en tu blog, sobre todo estas entradas donde, como dices solo le das vuelta a la persona digo idea que te atormenta..

y lo de recorrer el país algún día estuvo dentro de mis sueños pero al igual que tu, solo recojo pequeñas partes de lo que un dia imagine..

Saludos AR

Sinuhé Téllez Rivera dijo...

Alo mejor todos tenemos ideas recurrente que ni siquiera nos atrevemos a pronunciar... Pues hechale muchas ganas.